Despierto y lo primero que veo es el piso y parte de tela por mi ojo izquierdo, el derecho está totalmente descubierto y alcanzo a ver un tanto lejos ese tacón tuyo. Tan fetichista.
Me levantas y me quitas la mordaza, pero instantaneamente la reinstalas ya que no paro de hablar, jalas la cadena de mi cuello me diriges hasta una silla y atas la cadena.

Inmovilizado solo te veo preparar tus intrumentos.

Siempre me ha gustado como manejas el látigo, pero también siempre he temido que utilices el de 7 puntas, adoro el dolor y placer que me das, pero se que es una adicción para ti y temo que no puedas parar.

Solo me queda sanar las heridas, pero no puedo negar que disfruté haciendolas.

(7) Comments

  1. JayCeeLoop On 15 de junio de 2009, 13:46

    esto me recordó al video de She Wants Revenge, "These Things"

     
    aRI On 15 de junio de 2009, 14:45

    aiiii
    que intensO...

    me gusta!!

     
    Dreamer Ed On 15 de junio de 2009, 21:14

    woyayes.....!!!
    :D genial relato...me llama mucho la atencion ;)

    saludos!

     
    Rodrigo Estrada On 16 de junio de 2009, 0:01

    Eso suena dolorasamente rico

     
    ge zeta On 16 de junio de 2009, 4:24

    Ya lo dijo Rodrigo. Suena muy bien.

    ¡Saludotes!

    Grrrrrrrrrrr!! Jajajaja

     
    Pekas On 16 de junio de 2009, 8:56

    Auch!!! qué dolor

    =)

     
    juan_santiago On 20 de junio de 2009, 13:41

    JAJAJ!! ............ buen relato ..