Lo que vio mas acertado en ese momento fue ponerse la capucha morada de su sudadera y caminar mas veloz, aunque no lo había visto sentía y sabía que la seguían, el paso era lento pero firme, solo se escuchaba el crujir de las hojas con sus propios pasos y con los pasos de quien la seguía, aunque estos últimos mas fuertes.
Intentó salir lo mas pronto del denso bosque, pero no se dio cuenta del camino que tomaba debido a los nervios y se internó mas aún, llegó hasta un punto que no conocía de ese bosque que creía conocer desde los 5 años que se mudó al lugar... Estaba perdida y muy confundida, no vio ni en que momento pero en ese momento tenía a su captor a escasos metros de distancia.


La capucha de la sudadera y su cabello revuelto no le permitieron ver todo con claridad, unas manos con las venas muy marcadas hasta donde pudo ver la tomaron del brazo de forma violenta, al momento siguiente estaba tirada en las hojas y el cabello mojándose a la orilla del lago, solo pudo ver esos ojos de negro intenso y lujuria palpitante, no vio ni sintió nada mas que esos ojos y la sorprendente fuerza que la sostenía.


Hoy dos semanas después la espera termino para Sofía y Pablo, su hija fue encontrada con el cabello empapado, diversas marcas de golpes y sus ropas rasgadas en el mismo lugar que fue violada y asesinada, lo único íntegro y también el último recuerdo de ella, será su sudadera morada...

(4) Comments

  1. Abbita On 21 de septiembre de 2009, 20:27

    =(

     
    zeGismunda On 22 de septiembre de 2009, 9:19

    uyyyyyy

    esta chidito el cuentesillo...
    o es neta?

    =O

     
    Rodrigo Estrada On 22 de septiembre de 2009, 20:07

    Jejeje ultimamente has andado algo oscuro. Me gusta esa etapa jeje, Saludos!

     
    Yuumei On 25 de septiembre de 2009, 12:30

    Yo también coincido con Rodrigo, andas muy obscuro... aunque puedo decir sin temor a equivocarme que eres mas obscuro que claro.. solo te da miedo sacar esa parte... :)


    Y si te hago una reinterpretación del cuento xD?