Sólo sientes el calor de un líquido que recorre tu pecho y tu espalda, no logras moverte para ver que es pero lo sientes, cada vez mas abundante y caliente.
A lo lejos puedes ver una oscura y enorme silueta alejándose lentamente, aún no sabes a exactitud que sucedió, pero sigues ahí inmóvil e incapacitado para hablar.
Ahora caes en cuenta de lo que sucedió cuando alcanzas a ver la sangre en tus piernas, no sientes el cuerpo, la visión escapa...




...al intentar gritar solo escapa un sollozo, es el final.






El cuarto quedó impregnado de un fuerte olor a hierro y cerezas, y de color, rojo escarlata.

(5) Comments

  1. Abbita On 17 de noviembre de 2009, 23:17

    ODG!!!!

    que oscuro, me gusta :L

     
    Rodrigo On 18 de noviembre de 2009, 0:28

    Dulcemente sangriento.

    Por cierto, por problemas cambié de servidor, te pido que actualizes nuevamente mi link en tu lista para poder recibir los mensajes de nuevo post. La dirección es la misma: http://blog.rodrigoestrada.com

    Una disculpota y gracias! :)

     
    Bobby Pérez On 18 de noviembre de 2009, 1:01

    me gustan las historias en las que hay sangre, mucha sangreeeeee!! y muerteee!! el mejor final siempre es la muerte!

    que intenso io... O_O
    saludines

     
    ge zeta On 18 de noviembre de 2009, 21:48

    Sangreeee! I like it!

     
    Pablo Cabañas On 18 de noviembre de 2009, 21:48

    Dulce muerte...
    ^^.